martes, 1 de mayo de 2007

Piaf

Port de Barcelona. (Foto: Isaías Fanlo.)





Curiosidades de la LCA+. A veces una foto que podría ser anodina tiene algo especial. Es el caso del detalle de la luz en el agua, y de los colores plateados del mar. Pero, especialmene, de la luz en el agua.


Ayer fui a ver La vie en rose, el esperado biopic sobre Edith Piaf. La película tiene su atractivo por tres razones: la primera, por la banda sonora, que contiene (oh sorpresa) multitud de canciones de la Piaf; la segunda razón es el guión, que no tiene mucho mérito dada la vida extrema y particularísima que tuvo la fantástica cantante; y la última razón, por ver a la protagonista, Marion Cotillard. De hecho, en mi opinión, Cotillard es el gran elemento desequilibrante de la película. Para bien y para mal, porque su interpretación es tan extraordinaria, es tan indéntica a Edith Piaf, que destaca demasiado por encima del resto de actuaciones, y también del montaje, tan deslabazado que acaba confundiendo al espectador. A La vie en rose le sucede como a la película Capote: la actuación de sus protagonistas es tan sobrebia que el resto de la película sale perjudicado.

Una última nota: no sé de quién depende lo de los títulos de las películas, ¿pero basándose en qué criterio traducen o no los títulos, o directamente los cambian? ¿Por qué Marnie en español es Marnie, la ladrona? ¿Por qué, en cambio, no traducen un título como Lost in Translation? (me costó muchísimo convencer a mis padres, que no saben inglés, para que fueran a ver la película, porque se pensaban que entenderían tanta cosa como el título, es decir, nada). ¿Lo de cambiar el título original de la película que hemos comentado -La môme, o sea, "la niña"- por el de la canción más conocida de la Piaf es una estrategia de márquetin? Un día me gustaría dedicarle un post a este tema, que resulta apasionante.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

En lo de los títulos de las películas, hay casos realmente misteriosos, como los que tú citas: Marnie, etc. Después te comento otros. En cuanto a no traducir "La môme", aventuro esta explicación: en Francia todo el mundo sabe que "La môme" es Piaf, como en Cataluña todo el mundo sabe quién es "El noi de Santpedor". Pero el público español difícilmente identificaría a esa "môme" como Piaf. Si la expresión aparece en la película (que no he visto), lo correcto, creo, habría sido dejar el título tal cual, sin traducir, y los espectadores, aunque fuera a posteriori, lo habrían entendido. Si no, ya me parece bien lo de cambiarlo por "La vie en rose", que todo el mundo civilizado asocia con la Piaf. Otros títulos para tu antología: "À bout de souffle" de Godard se llamó aquí "Al final de la escapada"; "Sunset Boulevard" de Wilder, "El crepúsculo de los dioses"; "Some like it hot"... ese seguro que lo sabes. "One from the heart" de Coppola pasa a ser "Corazonada", "The red Wagon", "Melodías de Broadway 195..." Etcétera. Nadie se atrevió con "Blade Runner", y en cambio, ¡qué acierto traducir "Gone with the Wind" como "Lo que el viento se llevó"!

Valjean dijo...

Querido anónimo... efecitamente, a lo largo de la película se ve esa transformación, el paso de "la môme piaf" a la gran Edith. No estoy en contra de esta traducción, que conste, como tampoco me pareció mal que 'Capote' pasara a llamarse, en España, 'Truman Capote' para evitar malentendidos.

Gracias por la antología, hay títulos que conocía y otros que no. Los recogeré para un post próximo...

Como curiosidad, algún otro: 'North by Northwest', que en España se llamó 'Con la muerte en los talones' (un caso feliz de cambio de título, en mi opinión); o bien las dos últimas películas de Agnes Jaoui, mal traducidas ambas: 'Le gôut des autres' que casi tiene un título con significado opuesto en castellano ('Para todos los gustos') y 'Comme une image', demasiado literal ('Como una imagen').

¿A alguien se le ocurre algún título más?

Valjean dijo...

efectivamente, sorry...

adalor dijo...

Curioso el reflejo en el agua. Bonita foto.

Sirena dijo...

Yo también me pregunto lo mismo que tú, de quién es la idea de cambiar el título original en las traducciones. Por ejemplo, hay una película de John Ford, "La legión invencible"; y el título original es "She Wore a Yellow Ribbon" (Ella llevaba una cinta amarilla). Vamos, nada que ver. Otra, "Viaggio in Italia" (Viaje por Italia), de Roberto Rossellini, titulándola en España "Te querré siempre", a pesar de que la película cuenta las dificultades de un matrimonio para quererse... Para llorar, ¿no?

En fin, buen texto, preciosa foto y... gracias por pasar por mis mares. Besos mil, amigo!!

"... Y sobrevolar el cansancio
y en un instante, en tierra otra vez. El miedo a traspasar la frontera de los nombres, como un extraño. Dibuja la espiral de la derrota y oscurece tantos halagos,
sol, en la memoria que se va..."

Anónimo dijo...

El doblaje y las traducciones de títulos son una costumbre franquista que debería terminar, pero se mantiene gracias a la perezosa comodidad del unilingüe pueblo español. Los suecos se esfuerzan para pronunciar con propiedad 'Todo Sobre Mi Madre', y los franceses saben bien que Кустурица se pronuncia Kusturítsa y no Kusturica. Para mí la razón es que España no quiere aprender de los demás: lo duro es que la modernidad la obligará.