lunes, 7 de mayo de 2012

Nadie por las calles



Chicago, 2012. (Foto: Isaías Fanlo.)

La foto está tomada una madrugada sorprendentemente cálida en Chicago. Volviendo a casa, la última noche, tras pasar por un bar de jazz.

Quizá lo lógico es que esta foto estuviera acompañada por una pista de Wilco, o por Garbage, que es exactamente lo que suena ahora mismo en mi ordenador gentileza de mi amigo Fernando Bside... pero no, hoy tiene que sonar Love of Lesbian.

El día 22 de mayo, el grupo liderado por Santi Balmes saca nuevo disco. Buena noticia doble, porque se trata de dos CDs con el título La noche eterna. Los días no vividos. Un doble fresco sobre la vida nocturna. Sobre lo que uno gana y lo que uno se pierde viviendo la noche en la ciudad (no necesariamente en una discoteca, ojo). Inevitable pensar en el Mellon Collie and the Infinite Sadness de los Smashing Pumpkins, banda sonora de muchas de nuestas adolescencias...

De momento ya nos han avanzado tres temas por Spotify, iTunes y Youtube (de los tres me quedo con "Wio", una canción que tengo ganas de escuchar mientras veo Barcelona, por la noche, desde lo alto de una de sus colinas), y supongo que para el resto tendremos que esperar hasta el 22, aunque en los conciertos ya han avanzado algunos temas más.

Entre ellos destaca "Nadie por las calles". Para mí, un temazo. A la altura de lo mejor que han escrito. Magnético. Ritmo pegadizo (ese estribillo...) y gran letra (a continuación). Si la versión en directo ya suena bien, no puedo ni imaginar cómo va a sonar de estudio:




 Nadie por las calles

La Luna de repente nos habló:
“Creced menguantes, me gustaría saber
si esta ciudad tiene más luz.
¿Por qué no hacéis por mí,
fotografías por las esquina de Díos,
y así tendréis mi admiración?”.
Y empezó aquel rumbo incierto,
entre oficinas y cemento.
Y un japo, muy caro, y muy lleno,
tan solo un Opencor abierto.
Y el mar se nos bebía al sol,
como a una yema tibia,
Fue necesario anular, la oscuridad, con un buen flash.
Y la voz, de Edgar Allan Poe,
surgió entre dos contenedores,
dijo estar harto del mal:
“Hazme saber, si hay algo más”.
Nunca he sido un libro abierto,
pero explico buenos cuentos.
Si quieres, ahora, que hay tiempo,
empiezo a recitar el nuestro.
Y si no hubiera nadie por las calles,
nadie por las calles
¡qué poco importaría¡
mira que optimista,
que me pongo algunas tardes,
si anochece un poco antes,
y quedan sombras chinas,
solo tuyas, mías, me va bien.
Saltaron sin pensar, vallas de seguridad.
Era el estreno de una secuela de “Cats”.
Oh, qué dirás, qué dirás, si pienso que estamos de más.
Y él contestó:
“¿De dónde sale esa luz?
¿O es que no ves esa luz?”.
Y la Luna nos dio el premio.
Y la Luna nos dio el premio.
E hizo un flash para lo nuestro.
E hizo un flash para lo nuestro.
Debería, sí, debería ser posible,
y sí, debería ser posible,
y sí, debería ser posible,
y lo demás, tan solo un cuento.

1 comentario:

Fersitu dijo...

Love of Lesbian siempre es un buen acompañamiento para una foto, para un momento o para cualquier ocasión. Tienen ese toque siempre nostálgico, del pasado, de recuerdos vividos.

El cielo entre cubierto con la luna es realmente de noche calurosa de verano.

Espero que te haya gustado lo nuevo de Garbage.

¡Un abrazo!