lunes, 29 de septiembre de 2008

Un hombre que trabaja

Marc. Barcelona, 2008. (Foto: Isaías Fanlo.)


Se levanta pronto, porque tiene que entregar un texto que ya va con retraso. Pone Schubert en el Ipod, enciende el ordenador, se prepara un café (y luego otro, y luego otro) y se pone a escribir.

Mientras tanto, yo intento recuperar el sueño perdido estos días.



Batiscafo Katiuskas, una canción hermosísima de Antònia Font

"Ratlles de sol travessen blaus marins, ses algues tornen verdes i brillen ses estrelles, que ja s’ha fet de nit, i es plancton s’il·lumina, i canten ses balenes a trenta-mil quilòmetres d’aquí.
Ratlles de sol atravessen blaus marins, ses algues tornen verdes i brillen ses estrelles, que ja s’ha fet de nit, i es plancton s’il·lumina, i canten ses sirenes aproximadament per no existir."

3 comentarios:

surabaya dijo...

i tots els mecanismes

Isabel Huete dijo...

Me gusta de Marc el ordenador que utiliza para trabajar. Es el mejor :)
Y la canción de Antònia es una delicia.
Un besazo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.