sábado, 2 de abril de 2011

Me gustan las escaleras (2)


Anverso y reverso. Madrid, 2011.
(Fotos: Isaías Fanlo.)

Si uno empieza a subir por una escalera y se sitúa a medio camino, descubrirá que las escaleras tienen anverso y reverso, ambos lados con encanto: una parte en descenso, mirando hacia abajo, que (si el arquitecto es lo suficientemente perverso) es capaz de engullirte, de atraerte hacia el vacío, como una espiral; y otra en ascenso, mirando hacia arriba, que, sin peldaños, es capaz de adoptar un carácter más escultórico que arquitectónico.

Las escaleras vacías parecen lugares de otro mundo. Uno se pregunta si no podría ser que estuvieran habitadas por seres invisibles que escuchan a Jónsi mientras suben y bajan sin parar y se ocultan entre los peldaños. Boys Lilikoi...

3 comentarios:

eyeseeart dijo...

amazing architecture well captured!

IF dijo...

Many thanks! ;)

Fersitu dijo...

Estas escaleras parece que son de un mundo futurista. Podría ser un simbolismo de un viaje a un mundo aún por llegar.